La Amistad Verdadera



LA AMISTAD VERDADERA

La amistad es clave en el Leonismo, como lo es en la vida misma. La amistad es una de las ideas fuerza que sustentan nuestro movimiento. Así como lo es el servicio. Sostenemos que no existe un ejercicio pleno del servicio en el Leonismo sin que medie una amistad verdadera entre los Leones de nuestros Clubes.

Ambos conceptos, servicio y amistad, coexisten uno al lado del otro. Como las dos gaviotas gracadas por el PIP Joao Fernando Sobral, una simbolizando la amistad y la otra el servicio. Ambas volando juntas en armonía, sin hacerse sombra la una a la otra, libres en el mundo de nuestros sueños, siempre en busca de nuevos horizontes y una vez conseguidos, levantan el vuelo nuevamente unidas para ir más allá del horizonte, como nos inspira a hacerlo nuestra actual PI Gudrun Yngvadottir. En aquellos clubes donde por razones diversas se resquebraja la amistad, se quiebra el servicio. 

Es por ello que desde el momento en que un León ingresa a nuestra Asociación, se le da a conocer el Código de Ética cuyo quinto verso nos señala que debemos “Practicar la amistad como un fin y no como un medio. Sostener que la amistad verdadera no existe por razón del servicio que se nos ha prestado, sino que la amistad verdadera no exige nada a cambio pero acepta el servicio con el mismo espíritu que se ha dado”. 

Cuánta riqueza hay en el contenido de este enunciado. Desde el señalamiento inicial de que la amistad es práctica y no teoría. Pasando porque la amistad es en sí misma una realidad en esencia pura. Podemos utilizar muchos medios o recursos para lograr bienes o servicios, pero nunca usaremos la amistad como un medio para valernos de ella y conseguir lo que queremos.

Porque la amistad es un principio que se encuentra a un nivel más elevado en la escala de valores constituyendo un fin en sí misma. Pero además, el verso agrega al término amistad, el de que la misma debe ser verdadera.¿Por qué lo hace? Precisamente para diferenciarla de aquella otra que se disfraza de amistad, pero que sin embargo es interesada y por lo tanto no verdadera.

La amistad verdadera es aquella que no exige nada a cambio. No es transaccional. No es dar algo para que nos den algo a cambio. La amistad verdadera es completamente desinteresada. Es transformacional. Debemos procurar en los nuevos socios su transformación en Leones a través –entre otras cosas de su compresión cabal del significado de la amistad verdadera. 

Cuando el nuevo socio se transforma en un verdadero León actuando en el servicio dentro de su club, debemos promover que en el proceso de su formación esté pertrechado de los conocimientos básicos, entre ellos los propósitos de nuestra Asociación, cuyo sexto párrafo señala “Unir a los clubes en vínculos de amistad, buen compañerismo y entendimiento mutuo”. Primero los Leones deben tener fuertes vínculos de amistad dentro de sus clubes - amistad verdadera se entiende- para seguidamente trasladar esos vínculos a las relaciones entre los clubes. 

Hace algún tiempo escribí sobre la amistad: “Podemos interpretar la representación de la amistad con la figura de una joven, para simbolizar que ella nunca debe envejecer, aún ante el paso de los años, y que sus afectos deben ser siempre los mismos; su ligera vestimenta expresa la franqueza sincera e ingenua, desprovista de todo disfraz y disimulo, así como su blancura simboliza la inocencia que debe acompañar siempre a la verdadera amistad.”

Queridos amigos Leones, cultivemos siempre este noble sentimiento, mantengamos la amistad verdadera entre los Leones siempre fresca y alegre, cuidémosla con sinceridad, con la fuerza del corazón, tanto en la cercanía como en la distancia, manifestándola abiertamente con el pensamiento, con la palabra y sobre todo con nuestras acciones, de manera constante a través del tiempo. 

No dejemos que envejezcan aquellos hermosos conceptos y pensamientos sobre la amistad verdadera, abracémosla ahora y siempre de la manera más expresiva, así como la lozana vid se abraza al olmo, aún después de seco. 

Amigo León: tu amigo es el que sin penetrar en tu intimidad, trata de conocer tu dificultad para ayudarte; el que sin herirte, te aclara lo que entendiste mal o te saca del error; el que levanta tu ánimo cuando está caído; el que con cuidados y atenciones quiere menguar el dolor de tu enfermedad; el que te perdona con generosidad, olvidando tu ofensa. El que ve en ti un ser humano con alegrías, esperanzas, debilidades y luchas. Ese es el amigo verdadero. Si lo descubres… ¡¡Consérvalo como un tesoro.¡¡



Colaboración PID Nelson Vidal La Torre

Tomado de CIRCLE

Publicar un comentario


Página Web Diseñada por: Ingenierosenlaweb.com | Ing. Andres Liloy